El fin del sueño. La mejor vía ‘verde’: De Minas del Horcajo a Puertollano | Etapa 3 #Sueñounavíaverde

Desde hace años compañeros del Club Cicloturista Caminos y Cañadas se esfuerzan, sueñan, con recuperar y rehabilitar la VÍA DE LA PLATA Y EL CARBÓN para convertirla en ‘vía verde’. Tras el reto de largo recorrido #Puertollano100, el equipo troncha aumentó la distancia para unir corriendo Peñarroya y Puertollano por la vieja infraestructura ferroviaria para reivindicar y poner en valor ésta y otras vías de ferrocarril en desuso que pasan por Puertollano.

Dos días ya desde que partimos de Peñarroya-Pueblonuevo siguiendo el trazado demasiadas veces perdido de la antigua vía de la Plata y el Carbón, dos etapas por la dehesa cordobesa con casi cien kilómetros que pesan en nuestras piernas y que nos dejan en Sierra Madrona a la puerta de nuestro valle: El valle de Alcudia, un lugar que fue declarado Parque Natural hace a penas diez años, el 10 de marzo de 2011, que tiene un esplendor especial con una naturaleza aún en estado virgen. Territorio muy conocido por los Troncha Cerros y por muchas personas de Puertollano que disfrutan de sus caminos y senderos, de sus bosques, montañas y fauna.

Mapa del Parque Natural Valle de Alcudia y Sierra Madrona https://areasprotegidas.castillalamancha.es/sites/areasprotegidas.castillalamancha.es/files/visitas-mapa/alcudia.pdf

La tercera jornada de #Sueñounavíaverde comenzó en pleno corazón del Valle, desde la casa rural que regenta nuestra anfitriona Verónica bien situada en el antiguo y derruido poblado minero del Horcajo. Los seis intrépidos tronchas partimos bien desayunados para comenzar un primer tramo con un kilómetro bajo tierra a través del túnel que surca Sierra Madrona, un inicio de ruta que por fin aprovecha la primera gran infraestructura útil de la antigua vía y eso que van ya 100 kilómetros de reto.

Imagen de Madrona Activa – Túnes de Minas del Horcajo http://www.madronaactiva.com

Desde allí hasta el Puerto Niefla, cada uno dentro de sí, con suave y serpenteante subida por el bosque, siguiendo la ruta bien señalada por la autoridad del parque que aprovecha el antiguo trazado ferroviario a través de trincheras que cicatrizan la falda de la sierra. Cinco kilómetros de ensueño por un lugar recientemente adecentado y accesible para transitar en plena naturaleza corriendo, caminando o en bicicleta, solo a 30 kilómetros de Puertollano, ahí podrías imaginar el silbido de un antiguo tren y si eres sigiloso cruzarte fácilmente con una pequeña manada de cervatillos.

Antiguo trazado de vía aprovechado
Trincheras del antiguo ferrocarril hacia el puerto Niefla

De la sierra al valle se sueña menos

El idilio se rompió al llegar al Puerto Niefla, lugar donde la vía se estrecha para convertirse en sendero por la acción de la ley de la propiedad que muestra su power y aprovecha el abandono para fortalecer el uso privado de las antiguas infraestructuras, caso de la antigua estación de Fuencaliente.

El final de este primer tramo llega a la carretera N-420 que cruza por encima de otro de los túneles de la antigua vía, un túnel olvidado en el Puerto Niefla cuya recuperación facilitaría la transición hacia el valle de Alcudia y la conexión con Puertollano, pero hoy está cerrado a cal y canto para el uso y disfrute de las colonias de murciélagos y la tranquilidad de los propietario de territorios colindantes al antiguo trazado de la vía que permanece por la sierra de Valdoro.

En el camino de la Ermita del Pero Morrillo

Nuestro sueño desvanece pero nuestra aventura continúa, esta vez la solución es recorrer de bajada por el borde de la carretera hasta enlazar con el señalizado camino público que antaño accedía a la dañada encima Milenaria, de topónimo ‘camino de la Ermita de Pero Morrillo’. Un tramo alternativo que recorre una zona ganadera de ágil tránsito a la búsqueda de nuevo de nuestra vía, para ello llegamos al cruce con la casa grande al frente y nos desviamos por la disfrutona vereda de los Hatos que nos enfila hacia la vetusta estación de Alcudia-Brazatortas, todo el recorrido bajo un baile de miles de pájaros que reciben el amanecer.

Patrimonio histórico a la espera del tiempo

Probablemente la estación más espectacular de nuestro recorrido, un patrimonio abandonado que causa sorpresa entre los que no han estado nunca en el paraje. Una estación con dos inmensos edificios ruinosos, similar a la estación de Villanueva de Córdoba que aprovechan como Museo de la Historia Local. Pero aún más sobresaliente por el paraje encontrado en el centro del valle encajonada por el rio tablillas y sus meandros, allí escuchamos un atronador sonido de aves y ranas que parecen darnos la bienvenida en armonía. Un lugar más de esta ruta increíblemente desaprovechado, a la espera de que pase algo, a la espera de su derrumbe.

La estampa bien merecía una larga parada, aprovecharla como zona de descanso y relax, a la espera del equipo de avituallamiento que acababa de incorporar a Héctor a filas, por lo que todos sabíamos que estarían más entretenido de lo habitual para hacernos llegar las viandas de Natural Food Lab.

Al encuentro de los compañeros de Caminos y Cañadas y con los Troncha Cerros

A mitad de camino, con la sierra de Puertollano al fondo, tomamos de nuevo la vía preparados para el encuentro con los compañeros de Caminos y Cañadas , que ya estaban avisados de que no abandonaríamos más el antiguo trazado. Una antigua vía cerrada para el ganado y abierta sin ser accesible para nosotros; otra vez tocaba correr con dificultad por la falta de adecuación de un camino que es la forma más corta y sencilla para llegar al destino.

Tramo de la Vía por el Valle de Alcudia dirección Puertollano

Una abandonado trazado que al atrincherarse solo queda opción de correr por su borde par encontrar a los quijotes ciclistas que habían decidido coger también el camino más corto para el encuentro.

Primer encuentro con Caminos y Cañadas

Primero fue una grupeta de un puñado de valientes ciclistas que nos recibieron con la cámara preparada para la primera foto en común. Después, cuando el camino aclaró y la vía se hace más accesible como pista ciclista, más corredores llegaron a nuestro encuentro y nos acompañaron en el recorrido y la conversación: sobre el reto, sobre las posibilidades del camino como vía verde y sobre recuerdos del esfuerzo de compañeros y compañeras, como nuestro añorado ‘troncha’ Carlos J. García que fue el último concejal de Puertollano que intentó poner en valor la vía verde, prueba de ello es el plano que encontramos en pleno valle de Alcudia y la limpieza del último tramo que amplió la vía cinco kilómetros desde el Valle a la Estación de Cabezarrubias.

Prácticamente en volandas llevados por los cicloturistas de Caminos y Cañadas junto a los tíos y tías troncha recorrimos los últimos kilómetros, llegamos a la meta de la Estación de Cabezarrubias donde Dulce, liderando a los compañeros y compañeras del Caminos y Cañadas, nos habían preparado una comida reconstituyente y un homenaje al esfuerzo de todo el equipo #SueñounaVíaVerde que llegó a su destino.

Vuelta a la vía bien acompañados
Parada en una de las casas rehabilitadas de la Vía Verde muy cerca de la carretera de Brazatortas.

El final del sueño es la mejor vía ‘verde’

Plataforma de la Vía camino de la Estación de Cabezarrubias

Una etapa final que ha sido un descubrimiento para todos por lo espectacular del recorrido y lo sencillo que puede ser cruzar el Valle y rehabilitar tramos para vincular todavía más a Puertollano con su naturaleza.

Una etapa final donde finaliza el sueño pero empieza la colaboración entre todas las asociaciones y colectivos que nos hemos ido encontrando en el camino, con el objetivo de hacer más visible nuestro patrimonio y por qué no, Rubén Carraque y La Maquinilla, José García y los Amigos de la Dehesa o Dejando Fuellaga, Jose María y Dulce y los Caminos y Cañadas, algún día conseguir nuestro sueño. El mismo sueño de Carlos: un camino accesible, un lugar de disfrute para el ocio saludable en la naturaleza, una conexión de tramos desde Puertollano pasando por el valle de Alcudia, alcanzando las Minas del Horcajo y conectando Andalucía, a través del ideal de vía verde, más allá de una marca registrada, más allá de un tramo, con una rehabilitación de una infraestructura útil que nos una, que nos dé vida.

Bajo una intensa ola de calor en mayo con casi 150 kilómetros recorrido en tres etapas la Estación de Cabezarrubias fue el mejor escenario para finalizar a tan solo 15 kilómetros de Puertollano. Un final de sueño en la mejor vía verde posible, no solo de forma simbólica si no real porque a apenas unos kilómetros de allí la vía vuelve a romperse por los designios de la propiedad y para el aprovechamiento de unos pocos, no sin razón pero con la sinrazón de evitar que nuestra ciudad tenga una acceso privilegiado a nuestro valle, un acceso que podría permitir que nuestros chicos y chicas en un paseo en bicicleta vieran mucho más allá y conocieran un entorno maravilloso. Pero hoy es imposible llegar si no dispones de buenas piernas o buena bici.

Te invitamos a soñar para invitarte a volver

No sin dificultades el equipo de Larga distancia Troncha Cerros ha hilando caminos y ha conseguido recorrer una vía ferroviaria en desuso, pero #sueñounavíaverde es una invitación a tomar la iniciativa, a preparar más aventuras en este escenario. A ir y venir para no perder nuestro camino, para no olvidar que ahí está una vía con cien años de historia, con un inmenso patrimonio que puede ser reconvertido en un itinerario de referencia para cicloturistas, senderistas, corredores, o simplemente familias que quieren disfrutar de su entorno, de la naturaleza.

Recuperarla depende de nosotros.

https://es.wikiloc.com/rutas-carrera-por-montana/a-casa-3-etapa-suenounaviaverde-110935222

Publicado por BlogMaster

Soy de nubes

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: